Como hacer fieltro

Materiales
A continuación enunciamos los materiales necesarios para fieltrar. Utilizaremos unos u otros en función de la técnica de fieltrado que vayamos a utilizar.
Una mesa estable y resistente al agua, ya que caerá agua sobre ella.

Lanas. La mejor para fieltrar es la merina. Podrás adquirirlas en tiendas especiales de lana, pero asegúrate de que sea lana 100%, sin ningún tratamiento. También podrás encontrar lana específica para fieltrar, que se vende en cajas u otros envases. Por ejemplo, la casa Fontorpin comercializa la marca Felthu en cajas de 100 gramos y se encuentran en tiendas especializadas y de manualidades.

Agua caliente (en una palangana o recipiente). El agua es capaz de cambiar las condiciones del ph. de la lana. Cuanto más caliente esté el agua, mejor; pero ten cuidado de no quemarte las manos.

Jabón. El más adecuado es el duro, tipo lagarto, aunque también sirven los jabones tipo Fairy o Mistol. No deben contener colonias ni suavizantes.
Se pueden aplicar directamente o diluidos en agua caliente (sólo para fieltrar en mojado).

Una cucharadita de jabón en medio litro de agua caliente es suficiente para comenzar. Necesitarás añadir más o menos jabón en función de la dureza del agua de donde vivas.

Tela de rejilla. Es una tela que se utiliza con la técnica de fieltrar en mojado para hacer planchas de fieltro.
Evita que se adhieran a las manos los trozos de lana al trabajar.
Sirve una tela de cañamazo fina o de tul.
Agujas de fieltrar. Son gruesas y tienen una especie de muescas a los lados por donde la lana se engancha y se enreda (sólo para fieltrar en seco).
Tus manos, para modelar.

Otros materiales: plástico burbuja, esterilla, tijeras, balanza digital (que pese de 2 a 500 gr.), una cubeta cuadrada de plástico, esponja, un trapo...

Técnicas para hacer fieltro
Dos son las técnicas más utilizadas en el arte manual de fieltrar:
Fieltrar en mojado, con agua y jabón: para hacer bolas y planchas de fieltro.
Fieltrar en seco, con agujas.

FIELTRAR EN MOJADO

1.A. Fieltrar en mojado para hacer bolas

1 Pon agua caliente en un recipiente o palangana y añade dos cuchara-ditas de jabón por cada litro.
Separa la lana en pequeños trozos y ponlos uno encima de otro, cruzados, formando un pequeño montón.
Para calcular el tamaño de cada montón, utiliza las siguientes cantidades (de manera orientativa, ya que la cantidad exacta puede variar en función de la consistencia que quieras darle a la bola y de la clase de lana que estés utilizando):
Para una bola de 4 cm. de diámetro, un montón de 5 gr. aprox.
Para una bola de 3 cm. de diámetro, un montón de 3 gr. aprox.
Para una bola de 2,5 cm. de diámetro, un montón de 2 gr. aprox.
Para una bola de 1,5 cm. de diámetro, un montón de 1 gr. aprox.
Haz tantos montones como bolas quieras hacer.

2 Coge uno de los montones de lana, separa las tres cuartas partes aproximadamente de la lana y dale forma de bola con tus manos suavemente. Procura que tenga una forma homogénea. Cuanto mejor hecha está la bola en este paso, mejor quedará el resultado final.

3 Mójate las manos con el agua con jabón: coge la bola entre las dos manos con mucha suavidad, pasándote la lana de una mano a otra. Sigue modelando y mojando la bola hasta que ésta esté completamente mojada. No hagas rodar la bola entre las manos. Únicamente pásala de una mano a otra, apretando suavemente la bola.

4 Cuando la bola haya adquirido cierta consistencia, añade el resto de lana que habías separado del montón, tapando posibles grietas que hayan podido formarse. Añádela alrededor de la bola en pequeñas y finas capas a su alrededor.
Después de haber añadido las últimas capas de lana, comienza a rodar la bola entre las dos manos en forma circular. Comienza a dar cierta presión a la bola y observarás cómo ésta se hace cada vez más pequeña.
Continúa mojando la bola en el agua, asegurándote de que esté caliente. Modela la bola con presión.
El tiempo medio para modelar las bolas es el siguiente (aproximadamente):
Para una bola de 12 grs. de lana, 10 minutos.
8 minutos, para una bola de 8 grs. 7 minutos, para una bola de 5 grs. 5 minutos para una de 2 grs.

5 Finaliza la bola modelándola para que queden bien homogéneas sus fibras. Decórala con líneas, puntos, manchas, cosiendo abalorios...


1.B. Fieltrar en mojado para hacer planchas.
Para hacer planchas de fieltro necesitarás: lana, una cubeta de base plana, un pulverizador que contenga agua caliente con jabón, un trozo de tela fina (tul, por ejemplo), una esponja, un trozo de papel burbuja o un mantelito individual de caña de bambú.

1 Corta trozos de fibra de lana de 3 cm. x 4 cm. y cubre con ellos la base de la cubeta. Ten en cuenta que la placa de fieltro que obtendrás será más pequeña que la superficie que cubras, debido al proceso de encogimiento que experimenta la lana al fieltrarse.

2 Coloca una segunda capa de trozos de lana encima de la anterior invirtiendo el sentido de las fibras.

3 Coloca el trozo de tela por encima de la lana y mójala con el pulverizador a la vez que friccionas la tela sobre la lana con la ayuda de la esponja. Masajea la lana a través de la tela. Cuando veas que la lana ha adquirido consistencia, quita la tela, da la vuelta a la lana, con cuidado, y repite el proceso.

4 La lana no debe quedar demasiado empapada. Para comprobar si has echado demasiada agua, por tu mano en la cubeta y observa si entre los dedos rezuma agua. En caso afirmativo, retira el exceso con la esponja.
Levanta la tela suavemente e iguala los bordes de la pieza de lana doblándolos a la misma altura. Coloca de nuevo la tela y masajea los bordes para conseguir una textura uniforme.
Ahora puedes añadir sobre la placa de fieltro algún decorado con otras lanas.

5 Coloca el trozo de fieltro sobre un trozo de papel burbuja, o sobre un mantelito individual de caña de bambú y enróllalo. Salpícalo con agua caliente y hazlo rodar de un lado a otro. Desenróllalo para comprobar si está compacto y no puede estirarse. En ese caso, habrá alcanzado la consistencia adecuada.

FIELTRAR EN SECO CON AGUJAS
Es otro método de fieltrar lana. No es adecuado para niños pequeños, ya que es un poco peligroso; las agujas son muy afiladas, hay que tener mucho cuidado y prestar mucha atención al aplicar la técnica para no pincharse.
Para fieltrar con esta técnica necesitas: lanas, esponja, agujas de fieltrar y espuma para fieltrar. Es una técnica muy sencilla.

1 Coloca sobre la esponja varios tro-citos de lana deshilachada. Clava una aguja sobre la esponja a modo de punzón.

2 Repite la secuencia de clavar la aguja muchas veces hasta conseguir la textura del fieltro. Las fibras de lana se van enredando y compactando poco a poco. Añade nuevos troci-tos de lana deshilachada para que adquiera mayor consistencia. Coloca la lana de tal forma que vayas dándole la forma que quieras conseguir al final. El fieltro estará terminado cuando adquiera una consistencia dura.

Este método de fieltrar es sencillo pero tiene el inconveniente de que es más laborioso que el del agua. Es muy útil cuando sólo necesitas hacer pequeños adornos o detalles.
También se puede utilizar este método sobre figuras de porex o de poliexpán, utilizando éstos como base de la figura. Los resultados son muy llamativos.